Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

6puntos votar

María, novela (capítulo 54) de Jorge Isaacs

Capítulo LIV Hacía dos semanas que estaba yo en Londres, y una noche recibí cartas de la familia. Rompí con mano trémula el paquete, cerrado con el sello de mi padre. Había una carta de María. Antes de desdoblarla, busqué en ella aquel perfume demasiado conocido para mí de la mano que la había escrito: aún lo conservaba; en sus pliegues iba un pedacito de cáliz de azucena. Mis ojos nublados quisieron inútilmente leer las primeras líneas. Abrí uno de los balcones de mi cuarto, porque parecía no serme suficiente el aire que había en él… ¡Rosales del huerto de mis amores!… ¡montañas americanas, montañas mías!… ¡noches azules! La inmensa ciudad rumorosa aún y medio embozada en su ropaje de humo, semejaba dormir bajo los densos cortinajes de un cielo plomizo. Una ráfaga de cierzo azotó mi rostro penetrando en la habitación. Aterrado junté las hojas del balcón; y solo con mi dolor, al menos solo, lloré largo tiempo rodeado de oscuridad. He aquí algunos de los fragmentos de la carta de María: «Mientras están de sobr...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

Ayúdanos a hacer de Bitacoras.com un servicio mejor para todos. Lee nuestros consejos.

¿Quieres realizar un comentario en esta anotación?

Para realizar un comentario deberás tener una cuenta en Bitacoras.com y validarte. Puedes registrar una nueva cuenta si no dispones de una o bien validarte en el sistema. Recuerda que puedes utilizar Facebook y Twitter para registrarte y validarte

facebook twitter