Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

2puntos votar

Ego de facto

Qué difícil es reconocer los propios errores. Para hacerlo, no solo es necesario admitir que uno ha metido la pata, sino, además, ser capaz de saber dónde, cuándo, cómo y por qué la ha metido. Puede que todo lo último no sea exactamente imprescindible, pero desde luego sí que es lo más deseable, porque de lo contrario no estamos aprendiendo nada del error cometido, y nos limitamos a reconocer algo que no sabemos muy bien qué es. Dicho de otro modo: estamos haciendo una pantomima. Ya es bastante malo que mintamos a los demás, cuando por lo general no hay la menor razón lógica para hacerlo, pero que nos mintamos a nosotros mismos ya entra de lleno en la categoría de lo patético. Apliquemos este razonamiento al mundo de la escritura moderna, y tendremos un retrato bastante preciso del panorama patrio de las letras. Uno bastante desolador. Toda esta parrafada viene a cuento de lo que he podido leer en la última entrada del blog de Virginia Pérez de la Puente, donde se atreve a decir una de esas verdades obvias, c...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

Ningún usuario ha añadido todavía esta anotación a sus favoritas.