Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

0puntos votar

Blanco.

Yo estaba en la esquina menos iluminada de uno de los salones de la Facultad de Arquitectura, sentada sobre una mesa, jorobada, apoyando los codos en las rodillas y con las manos en el mentón, observando todo lo que sucedía a mis pies. Ella estaba allá parada conversando con alguien, y yo estuve todo el rato mirándola. Al principio no podía entenderlo, pero después de verla podía entender por qué él estaba así. Parecía una virgen de Leonardo. Tenía unos ojillos almendrados escondidos bajo el semblante de preocupación y melancolía maternal de todas las italianas. Su nariz era grande y bajo esta, el gesto de seriedad aparecía con una delgada línea que terminaba de esculpir con la delicadeza y severidad del renacimiento la marmórea topografía de su rostro. Y yo? yo me sentía como una gárgola. "Gárgola", mas no quimera, puesto que estas horrorosas bestias-espántapájaros... -Sin adjetivos calificativos, Maria Claudia. Las cualidades son siempre subjetivas y en un trabajo de investigación siempre debemos tratar de ...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

No se ha detectado ningún blog que referencie esta entrada.