Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

2puntos votar

Dolor primario

La escuela estaba en silencio. Apenas el viento afuera y la montaña, la ladera que observaba el corredor, desde los ventanales, a través de las puertas abiertas. ¿Era largo el corredor? No recordaba, sí recordaba que era larga la mirada de la montaña. Al entrar, fue extraña esa sensación de quietud en un espacio donde generalmente imperaban los gritos, el apuro, el movimiento de los guardapolvos, las pisadas. En medio de aquella brumosa calma, la señorita M avanzó rápidamente por los fríos pasillos que conducían a la sala de música. ¿Era realmente la señorita M quien caminaba por los corredores vaciados? El silencio –aún luego de la presumible aparición– permanecía en las paredes y en las aulas. —Página catorce, por favor, y marcá bien los acentos. La frase creció en su cabeza como una campanada. Se mezcló con otras órdenes en la pizarra negra de su memoria. Pero ahí estaba, cierta clase de palabras empezarían a borrarse, una a una, desde las más simples hasta las más opacas; las enfermas perderían sentido, c...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

No se ha detectado ningún blog que referencie esta entrada.