Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

4puntos votar

contenido La luz de un nuevo día

Justo cuando las últimas luces de la estación se apagaban, una tenue luz azulada bañaba los corredores que recorrían el perímetro externo. La luz entraba por gigantescos ventanales que ocupaban casi toda la pared exterior, y el reflejo sobre las pulidas superficies metalizadas no hacía sino acrecentar un aspecto que a mucha gente le parecía frío, distante. Por eso poca gente se entretenía en los pasillos, concentrándose en cambio en las salas comunes o retirándose a sus habitaciones. Pero por esa misma razón a Santiago le gustaba tanto pasar el último rato de la jornada en mitad de aquel pasillo, que en absoluto se le antojaba frío. Sentirse bañado por aquella luz azul, reflejada por el planeta donde había nacido, más bien le provocaba una sensación de paz, de estar en casa, pese a los miles de kilómetros que les separaban. Le costaba entender que nadie más disfrutase de la estampa; por más que pasasen todo el día trabajando con el planeta enfrente, él no llegaba a acostumbrarse, no dejaba de sentirse atraído...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

No se ha detectado ningún blog que referencie esta entrada.