Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

37puntos votar

contenido Maribel / 23

Aquello sí que significó un cambio de vida y todo se empapó de la niña, la morfología de la casa, los olores, las costumbres, todo. Cada tres horas el pecho, cada dos por tres lavar los pañales, cada cuatro días ir al pediatra, las vacunas, el peso, todo. Era un sinvivir, pero qué gusto le daba ver a su niña dormida, tranquila y con la sensación de que estaba limpia y sana. A pesar de los miedos, a pesar de que no vino con un libro de instrucciones, a pesar de todo, valía la pena trabajar como nunca había trabajado cuando la recompensa era tan grande, había firmado un pacto de sangre con aquella niña que sólo se extinguiría cuando Maribel muriera y que en el mejor de los casos, en circunstancias óptimas, aquella niña se iría con el primero que encontrara y abandonaría a su madre, exactamente igual que ella había hecho, como generaciones y generaciones habían hecho desde que el mundo es mundo. Joaquín estaba un poco abandonado según le parecía a Maribel. Se iba a las nueve a trabajar, volvía a comer, comía a v...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

No se ha detectado ningún blog que referencie esta entrada.