Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

369puntos votar

Una posible receta: abdicación

No tenemos el parte de caza de Botsuana. No sabemos cuántos tiros pegó el rey a cuántos pobres elefantes, ni con qué resultado. Pero sí sabemos ya que Juan Carlos se pegó a sí mismo un tiro descomunal. Afecta a muchos órganos vitales para un jefe de Estado de un país democrático, a muchos atributos imprescindibles que ya venían dañados con el reciente caso Urdangarin: el prestigio, la reputación, la honradez, la honorabilidad; la sensatez, la responsabilidad, la inteligencia; el apoyo de su pueblo, el apoyo de las elites políticas y económicas, el apoyo de los medios de comunicación, el apoyo incluso de su familia, y especialmente el de su heredero… Todos esos campos han sufrido daños con los tiros, unos mucho más graves que otros. Algunos pueden incluso ir a peor a medida que se conozcan detalles de la autocacería del rey o si se hacen ahora diagnósticos y se expiden recetas o tratamientos equivocados. El pronóstico del herido en su conjunto es reservado. ¿Pueden ser irreversibles las heridas, mortales de ne...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail