Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

0puntos votar

contenido Tormentas del alma

La llevé a la playa para que la brisa la acariciara, para que la sal en ella hilara las grietas que las tormentas le provocaban. Trémula y gastada, deteriorada esta mi alma, por las tormentas que sin cesar la azotaban. Tormentas que en una noche de verano la fueron resquebrajando dejándola sin sueños, sin vida y sin descanso. Trémula, gastada, y deteriorada estaba mi alma, pero la brisa y la sal que la marea traía a mi barca fueron hilando las heridas que las tormentas provocaban y con las caricias de la olas, poco a poco, se curaban, al sentir que un nuevo amanecer a su vida llegaba.
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail

Ayúdanos a hacer de Bitacoras.com un servicio mejor para todos. Lee nuestros consejos.

Ningún usuario registrado ha votado aún.