Crear cuenta / - Bitacoras.comAgregador → Enlace permanente ¬

8puntos votar

Un relato trágico

Su habitación está prácticamente vacía. Sin televisión. Sin radio. Sin libros, revistas o periódicos. Sin decoración en las paredes. Sin recuerdos de anteriores visitantes. Nada en absoluto que refleje a la persona que ha vivido aquí desde 1995. Una celda individual de una cárcel está más personalizada que esto, aunque Bill no tiene prohibido ir a ningún lado. Le falla la movilidad, y la mayor parte del tiempo, las ganas. En un día normal, se desierta, es cambiado de ropa y limpiado por el turno de mañana de enfermeras, y entonces es sentado en su silla de ruedas, donde se queda mirando al vacío. Cuando ha tenido suficiente, es devuelto a su cama, donde cierra sus ojos e intenta volverse a dormir. En algún momento es alimentado, y después, dormir de nuevo. Pero hoy ha tenido un visitante. Un hombre entra en su habitación, pero inmediatamente Bill no quiere saber nada de él. “FUERA” grita. “FUEERAA El trabajador social está cerca, claramente escéptico sobre esta visita que no hará sino agitar a Bill hasta llev...
tags
Continuar leyendo

Recomienda esta anotación por e-mail